featured article

SURFING LIFE AUSTRALIA: PERIODISMO SURF NO ÉTICO

sábado, mayo 3, 2014 18 Comments 8 Likes
Likes You may like only once 18 Comments

Nathan Myers, periodista de surf, calumnia a surfer y creador de nusa, Diego y así se excusa: “es sólo surf. La gente se rie y da vuelta la página”
Chris Binss, exredactor en jefe de SURFING LIFE AUSTRALIA se niega a una retractación impresa para no “sentar un precedente”
¿Acaso estas prácticas no éticas son cosa de rutina en el periodismo del surf?

Diego y nusa films crean un muy original corto de surf con Mick Jagger mandando un mensaje a los malvados periodistas de surf.

Seguí leyendo.

O mirá Memo From Surfing

Vivimos en Bali. Y en Bali el tiempo toma su curso ligeramente diferente. Se llama Tiempo-Bali. Si vivís o alguna vez has vivido en Bali, sabés a lo que nos referimos.

Pero como también sabés, “mejor tarde que nunca”

Hacemos responsables a la revista Surfing Life Australia, al ex jefe de redacción de Surfing Life Chris Binns, al redactor colaborador de Surfing Life Nathan Meyers y al fotógrafo colaborador de Surfing Life Gerhard Engelbrecht de rebajar el periodismo surf al nivel de sensacionalismo y paparazzismo, manchándolo con falta de integridad y respeto a otros surfistas y de usar su poder para desparramar difamación gratuita.

También los hacemos responsables de propagar valores del tipo: Te pido lo que quiero, pero si declinás respetuosamente, igual lo tomo y te calumnio en el proceso a la vez que me veo “cool” haciéndolo.

A razón de todo esto, también los hacemos responsables de rebajar y faltarle el respeto al surf como nuestro modo de vida.

En el 2012 la revista Surfing Life publicó en página doble un wipe out salado en el que el creador de Nusa, Diego, es lanzado junto al labio. La foto contiene un extenso pie de foto escrito por Nathan Myers haciendo mal uso de, mal citando, sacando fuera de contexto, omitiendo, borrando e inventando palabras, y mintiendo descaradamente, todo sin autorización y  con patente mala intención.

Cuando fue contactado en relación a tal difamación el culpable reconoció el previo y muy respetuoso intercambio de e-mails por parte de Diego y atribuyó tal pie de foto a un error accidental resultante de sus acciones “no intencionadas” pero le quitó todo tipo de importancia. “Es solo surf. La gente sonríe y da vuelta la página”, dijo.

Cuando se le pidió una explicación por el uso de material explícitamente no autorizado el fotógrafo Gerhard Engelbrecht no nos respondió.

Cuando se le pidió ayuda para enderezar este entuerto, Chris Binns se lamentó pero también le quitó relevancia a tal pie de foto en la revista Surfing Life, “Con todo respeto, creo que estás sobreestimando por demás el alcance de esta pequeña mención en nuestra revista.” Y cuando a pedido suyo, sugerimos una solución para enderezar este entuerto, la única razón valedera para rechazarla fue la incomodidad con sentar un precedente.

Con todo respeto, ambos redactores o decididamente subestiman la influencia que tiene Surfing Life en sus lectores y el impacto que tienen sobre la imagen de personas y empresas para salirse de la mierda, lo que muestra cero integridad como periodistas, surfistas u hombres, o de hecho sí la subestiman lo que nos lleva a preguntarnos: ¿Qué hacen en tales puestos tan poderosos dos periodistas que no entienden, ni que decir comprenden (y por lo tanto no tienen ni idea de las grandes responsabilidades que su profesión conlleva), el poder de la palabra impresa ni el rasgo subliminal de un “pequeño” pie de foto al cual la gente sonríe y da vuelta la página,? ¿Cómo llegaron a esos puestos?  Y para peor, ¿cómo puede ser que hayan estado en tales puestos por tanto tiempo?

También nos lleva a preguntarnos: ¿Acaso la incomodidad en sentar un precedente implica que este comportamiento a nuestro ver no ético es cosa de rutina? Aun más, siendo Surfing Life una de las mayores revistas de surf del mundo, ¿no sería no inverosímil pensar que este tipo de comportamiento es ubicuo en los medios de comunicación de surf establecidos de tal calibre?

Y para colmo; ¿qué hace un periodista que cree que “el surf es solo surf” escribiendo sobre surf?  ¡¿Y para colmo de la ironía en una revista llamada Surfing Life (Vida Surf)?!

Para nosotros, y creo que para muchos otros surfers, el surf no es solo surf. Nosotros y tantos otros surfers ya sospechábamos que gran parte de de los medios de comunicación de surf establecidos habían olvidado lo que el surf significa para muchos de nosotros, y lo que muchos de nosotros esperamos de las revistas que influenciaron, influencian y continuarán influenciando el surf.  Acabo de darme cuenta (esteee… recuerden: Tiempo-Bali) de primera mano y por casualidad que nuestras sospechas eran ciertas en lo que se refiere a Surfing Life.

Tristes tiempos para el periodismo surf y para el surf en su totalidad.

Estás exagerando por demás, me dirán. El periodismo de surf no es el surf en su totalidad, me dirán aun. Y estoy de acuerdo. El surf tiene una esencia multidimensional que va más allá del periodismo surf. Con todo, el periodismo surf intenta (o por lo menos debería intentar) entender y aprehender el todo del surf en todas sus diferentes dimensiones, conceptualizarlo, darle forma a través de escritos, fotos y videos y ahí presentárnoslo a ustedes y a mí para ayudarnos a su vez a entender y aprehender y disfrutar su multidimensionalidad.

Al hacerlo, el periodismo surf asume una posición análoga a la de las autoridades religiosas al actuar como intermediario entre la esencia de Dios y la Vida y el hombre común. Es imposible negar el tremendo poder que tienen las autoridades religiosas en moldear a los seres humanos. Es, sin embargo, muy posible y probablemente muy cierto afirmar el desinterés, dificultad, o inhabilidad de un gran sector del hombre común en reconocer tal poder.

Es lo mismo con el periodismo surf y los surfers. Algunos no logran ver la supremacía del periodismos surf en moldear sus vidas y mentes como surfers y como personas.

Nosotros sí. Reconocemos y creemos en el poder del periodismo surf no solo en guiar al surf como deporte, estilo, arte, moda, y modo de vida, pero también en moldear la actitud y el comportamiento ético y estético así como también el cómo percibimos la vida, la naturaleza, la sociedad y la gente, y por ende reconocemos y creemos en su posición privilegiada en afectar y formar la manera en que, como surfers, interactuamos con el océano, con la vida y el uno con el otro.

Si aún no te convenciste, pensá en esto: ¿Cuántos surfistas te parece que comenzaron a surfear sin previamente ver una foto de surf en una revista o un video de otro surfista?

Claro, una revista de surf, una vez entendida la multidimensionalidad del surf, puede sin ningún tipo de problema escoger el centrarse con una mira limitada de los aspectos del surf. Según algunos de nuestros amigos australianos, Surfing Life es célebre por su interpretación reducida del surf que sirve más que nada a los jóvenes que sonríen y dan vuelta la página. Esta es, sin embargo, una opción tan válida como cualquier otra y tan disfrutable como cualquier otra de acuerdo a los gustos de cada uno. De hecho, nosotros mismos hemos aquí y allá disfrutado muchas de sus ediciones.

Y claro, un periodista puede sin ningún problema prestar sus servicios a ese tipo de publicación, y eso, nuevamente, es una opción profesional tan válida como cualquier otra en ese sentido.

Lo que no solamente no es válido sino que altamente irrespetuoso e irresponsable, es por falta de material para publicar, decidir no hacer un trueque de dos pequeños avisos visuales por ese material publicable y luego publicar una calumnia usando ese mismo material no autorizado. Lo que lo hace aún más irresponsable es el propagar un comportamiento no ético a la mayoría de sus jóvenes lectores con mentes que aún están en proceso de formación de valores.

Gran poder conlleva grandes responsabilidades. El periodismo surf tiene gran poder y grandes responsabilidades. Los periodistas del surf deben ser hechos responsables por sus acciones cuando bastardizan nuestro modo de vida.

De modo que cuando calumnian gratuitamente a un hombre como surfer, como persona y como empresario para hacerse de una guita rápida, sincera o calculadamente desconocen su propio poder (no sabemos cuál es peor) no obstante usándolo indiscriminadamente, rechazan nuestras enteramente respetuosas y razonables súplicas de hacerse responsables de sus acciones, deniegan una retractación pública perdiendo la oportunidad de autocriticarse poniendo los intereses empresariales por encima de la integridad y respeto que el surf merece y que algunos de nosotros como surfers esperamos de ellos, nos lo tomamos a pecho. Nos lo tomamos muy a pecho. Por nosotros, y más que nada, por el surf.

Y  cuando este escritor al mejor postor, a nuestro entender muy corto de valores éticos y habilidades de raciocinio, descarta al surf como solo surf y no puede más que comparar el fotoperiodismo surf con el paparazzismo (sin siquiera darse cuenta de que sus acciones cayeron por debajo de la de los paparazzi), no nos queda otra que decir:

Respeten nuestro modo de vida. Prueben Hollywood paparazzis del surf.

(Otra cosa que podemos hacer, siendo tan pequeños como lo somos en comparación al poder de los medios de prensa impresa, y el poder de los grandes patrocinadores de esa revista es pedirle a nuestro amigo de toda la vida Mick Jagger que les entregue a los malvados un Memo From Surfing en nombre del surf.  Sabemos que ellos saben quiénes son.

Y al hacerlo sentamos un precedente. Para vos.)

Si esto les interesa aún más, todos los registros de los intercambios de e-mails están disponibles a pedido. Hacénoslo saber y te los mandamos. Te pedimos que te tomes tu tiempo y que analices todo tú mismo.

Likes You may like only once 18 Comments

Leave a Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + catorce =

  1. After reading this account (a few times, over a few months) and viewing the video (artistically and metaphorically very creative by the way) I have decided to respond because I believe I understand your grievances and also would propose that the accused (writer, editor) may have a small but valid rebuttal as well. I am also responding because I see one giant alarming issue here for all us non-celebrity surfers. -Most of us who surf do not and will not be published in, work for or contribute to any of the worlds surf media- let’s just say that includes the overwhelming majority of people who surf. We are the fans of and customers of all things surf related; we buy the magazines, browse the websites, buy the trunks, wetsuits, surfboards, wax, and dream and sometimes actualize a great surf adventure. Because surfing is awesome. Surf magazines, for us below-the-media-radar wave lovers, has and can be inspiring, entertaining, fun to read and look at, and influential at times. But the level of influence they have (SL A for example) is probably greater on grommets and weak-minded folks than surfers who have put years of wax and water time in their surf-trunk back pocket. Additionally the surf media, corporate surf manufacturers and even at times the ASP tour HAVE FORGOTTEN what surfing means to the vast majority of us who hover below the camera lens. It has been happening in the USA for almost 15 years- The large corporations that now own clothing, accessory and surf media outlets have lost touch with us common folk and it is to their demise. Just check the numbers. We should also recognize that surf-journalism, with a couple of golden exceptions, is in no way the pinnacle of writing and publishing. Therefore, sadly, we must lower our expectations in the quality of their material. It sucks. But that is why in a sense, real surfers (us) do not take them that seriously anymore. So on this point I am in a small, embarrassing agreement with the accused author and publisher- truly folks may turn the page and forget what they just read (as anyone does with forgettable writing). However, I take further consideration of your case because of this: As a business owner within the “surf industry”, and being located in this wonderland of amazing waves, you do have a profile that gets considered by the public and that image can influence the public’s opinion of you and by virtue of that, your business. So yes, you have that consideration professionally and it is valid and correct that you should defend any and all slanderous and inaccurate reports or remarks that can have a negative effect on that- no question. I did say that something alarmed me- so now, the hammer. The fact that SLA magazine used images without permission, miss-quoted, published slanderous comments of any person, or took out of context any or all statements with seeming impunity and then excused or refused responsibility is GROSSLY NEGLIGENT and in many places, criminal. It is also a glaring demonstration of the level of consideration they have of the surfing public that buys their magazine- We are shit to them. And that infuriates me. When the “surfers” who operate the surf media can treat us regular-types with such inconsiderate indifference, it’s time to rebel. So fuck ‘em. As I said, I believe I understand your grievance. I also say to you that your character, the quality of your products and service and your devotion to surfing and what it truly means to you will (if it not already has) surpass any damages perceived or real that was done you by that article. And, thicken your skin a bit against future criticisms. Success and exposure will bring that. Plus, think about this- that photo of you on that wave, regardless that you are displayed going over the falls, is heavy! 90 % of us wouldn’t even paddle out on that day! Happy surfing to you. -Expat in paradise

    Users who have LIKED this comment:

    • avatar
    • Thanks for the comment Charlie. We live in a world where the people and groups and organizations with power, “that infamous 1%”, use their power to their own benefit trampling whoever from the 99% is on the way. And their way of working is through deception. Sometimes well-crafted, sometimes coarse as in Chris Binns e-mail to us, a triple oxymoron worth of the best of the best politicians: “…Surfing Life never intends to insult people…” What a joke. Those surf journalists and editors are part of the 1% of the surf world. As you said, they don’t care about their readers as surfers or people at all. They don’t care about surfing. For them, surfing is only surfing. For us, surfing is not only surfing. Thick skin and all. Cheers.

    • Thanks for the advise and the concern Bagus! We see the posts, movies and so on as very positive. We enjoyed making them and we hope some positive change could come off of it. Like Mr King said:”Our lives begin to end the day we become silent about the things that matter”. Cheers!

      Users who have LIKED this comment:

      • avatar
    • Hey who cares?, I’m confused. Do you care? It was “unaouthorized material” becasue all parties involved had understood it was not to be published. If you care, we have the e-mnail exchange for you to corroborate. You are also misleading the main important point of the article and film which is not about the publishing of the picture but rather about the lies and lies published for no reason. That is abuse of power by the media, and we believe it should be checked. Otherwise, who knows, next time they will publish lies about you or the people you care about. We are calm but we are not sheep that will let itself be abused and do nothing. Give us another chance who cares? and care about surfing culture. Cheers!

      Users who have LIKED this comment:

      • avatar
  2. It is perhaps not surprising that surf journalism lacks the same principles absent from most journalistic works these days. Still, putting things straight and trying to open up a much needed debate is a very valid cause worthy of support. It would be great if more examples like this start to appear. Good job and good luck!

    Users who have LIKED this comment:

    • avatar